Retiro de zona para la Cuaresma. Orihuela - Alicante

El sábado 25 de febrero 2017, domingo de la VII semana del tiempo ordinario, en los umbrales de la cuaresma que inicia, primero Dios, el primero de marzo próximo, miércoles de ceniza; se ha celebrado el habitual retiro de zona, en el Convento de S. Francisco de Asís en Orihuela (Alicante).

Participando más de treinta religiosos de las Fraternidades cercanas,  la dinámica ha tenido cuatro núcleos:

a) La reflexión fue ofrecida al alimón por dos hermanos, Fr. David Ortíz García ofm, del Convento de Belalcazar y Fr. Francisco Javier Rojo Alique ofm, del Convento de Jumilla. El primero se hizo presente sobre el muro encalado gracias a un video y el segundo nos habló de viva voz con claridad y temple.  Fr. David ofreció una articulada reflexión sobre la fidelidad, entendida como dinámica de cambio continuo,  desde la clave de aquella conversión inacabada que nos exige el Evangelio del Señor Jesús.  Fr. Javier , a hilo de lo dicho, recordó la teología de lo pequeño, que la Escritura Santa narra, donde la fe se pone a prueba, se hace tangible y despliega la dinámica del Reino de Dios, que ahora se nos ofrece a recorrer en el itinerario del sacramento de los cuarenta días cuaresmales, en el aquí y ahora, personal y comunitario. 

b) El siguiente espacio dio tiempo personal, para buscar lugares de silencio, rincones de la huerta, huecos del convento, caminos del entorno, bancos de la Iglesia... para destilar ante Dios lo propuesto revisando nuestra fidelidad franciscana a partir de un esquema que nos pedía concentrarnos en la minoridad, la pobreza y el trabajo en nuestras casas. 

c) El tercer momento fue el rezo de la hora litúrgica de sexta, presidida por Fr. Raimundo Domínguez ofm,  en la que oramos ante la imagen de Nuestro P. Jesús Nazareno, patrono popular de Orihuela, que nos ofrecía su hombro, divino y humano, para llevar la cruz cotidiana de la fidelidad nueva en el camino de la cuarentena de jornadas que nos preparan hacia la Pascua de la Iglesia. 

d) El cuarto encuentro fue la comida fraterna, donde la conversación fue tan abundante como la comida, gustando de encontrarnos y contarnos nuevas;  de ser tan bien acogidos por la Comunidad de la Casa. 

Tras los cafés los Frailes Franciscos volvieron a los caminos, tornando a los Conventos, para contar a los hermanos lo que han visto y oído:  que la cuaresma nos espera para retarnos con fidelidades nuevas, con la verdad de siempre, en las cosas pequeñas... Y como decía S. Francisco “empecemos hermanos, que hasta ahora, poco o nada hemos hecho”. 

Pues demos gracias sinceras al Dios Omnipotente que fue genoroso, al hermano sol que fue abundante, a la Virgen María que guardó los caminos de ida y vuelta,  a los hermanos que cuidaron con esmero el retiro y a Fraternidad que nos dió posada para celebar este retiro de zona en los umbrales de la cuaresma.  Restituyamos a Dios todo bien recibido. Amén.  

Fray Vidal Rodríguez López ofm

 

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR