Natividad

Mateo (1,1-16.18-23)Evangelio según san Mateo (1,1-16.18-23)

 El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Enmanuel, que significa "Dios-con-nosotros".»
Palabra del Señor

Hoy es la fiesta de la Natividad de la Virgen Maria, hoy son muchos los pueblos que veneran a la Virgen bajo multitud de advocaciones. Y es que Maria es como la aurora que anuncia el sol y nos trae el nuevo día. Por ella Jesús llega a nosotros y nosotros llegamos a Jesús. Ella es la Madre de la Iglesia y el mejor modelo de fe y de seguimiento a Jesús.
El Evangelio de esta fiesta sorprende pues relata nombres y nombres de los descendientes de Jesús y de Maria, catorce generaciones cuyo fin no es otro que relacionar a Jesús con los depositarios de las promesas mesiánicas. Al final de esta genealogía la promesa se cumple por Maria, mientras que la paternidad legal de José hace a Jesús un auténtico descendiente judío.
Y es que Jesús no cae del cielo. El Mesías es fruto de un trabajo oculto, en el que Dios escribe derecho con renglones torcidos. Lleva adelante su proyecto de salvación haciendo del hombre el colaborador de una obra que le supera. No importa que en esta genealogía se suceden, hombres y mujeres pecadores, Tamar, David... Y que toda ella esté mezclada de guerras, matanzas, tantos pecadores y reyes decadentes.... pues "allí donde abundó el pecado sobreabundó la gracia".
Agradezcamos al Señor de la vida y de la historia sus designios de amor y su fidelidad a su proyecto de salvación que sigue avanzando misteriosamente gracias también al sí de Maria, del que nació el hombre nuevo, la clave que permite entender la historia de la salvación.
¡Paz y Bien!

¡Paz y Bien!

Encuentro 2017 entre el Definitorio gene …

17-11-2017

...

Continuar Leyendo

La participación franciscana en la COP23

16-11-2017

...

Continuar Leyendo

Carta del Ministro general por la primer …

15-11-2017

...

Continuar Leyendo

Una perspectiva para un humanismo cristi …

14-11-2017

...

Continuar Leyendo

Siervo de Dios Gregorio Fioravanti OFM

13-11-2017

...

Continuar Leyendo

Ite Vos  y un Carisma Franciscano compa …

10-11-2017

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR