Mi mejor homilía fue en inglés y había solo 16 personas

Mi mejor homilía fue en inglés y había solo 16 personas

Ya sé que es algo que jamás habrías pensado de mí, pero “asín es la vida”, como dice el padre de fray Antonio. La verdad es que no fue para tanto; me he acordado porque el domingo de Pascua cayó en 16 de abril, día del cumpleaños de Benedicto XVI. Así que más vale que te lo cuente ahora para que no se me pase, porque el año que viene vete tú a saber dónde estaremos.

Era un fin de semana de Cuaresma, lluvioso y tristote. En el convento había un Encuentro de Oración, y el domingo me tocaba a mí celebrar la eucaristía con ellos, con los dieciséis participantes, en una capilla muy recogidica que tenemos en el piso de arriba.

Ya tenía preparada la homilía y eso, pero a mí me reconcomía el alma lo que había visto en el telediario del viernes. Te lo refresco porque es imposible que te acuerdes: el jueves 28 de febrero de 2013 fue el último día como Papa de Benedicto XVI. Al atardecer salió del Vaticano y viajó en helicóptero hasta Castelgandolfo. Doce días después empezó el Cónclave y el 13 de marzo fue elegido el Papa Francisco. Aquel comienzo de marzo, los días 1, 2 y 3, la Iglesia estaba sin Papa y, lo que era peor, a nadie se le había ocurrido hacerle una despedida digna, al menos pedir en las misas por él, por Benedicto XVI. No me parecía justo, la verdad. Le di vueltas y se me ocurrió una cosa.

Busqué una canción muy vieja, en inglés, de los años 80, que a mí me gustaba mucho. Vi la traducción y venía de perlas: cambiando sólo dos palabras (de las 140 que tiene la canción), y añadiéndole el nombre de “Iglesia” al principio, podía ser una bellísima canción de amor que Josep Ratzinger le dijera a la Iglesia del Señor en su despedida y retiro como Papa. El estribillo parecía inventado para el caso: “Yo siempre te amaré”. Se lo dije a fray Antonio López, que es el que inventó los Encuentros de Oración, y me dio su aprobación. El domingo, en la homilía, así lo hice. Primero puse la canción en inglés, sin decir nada. Luego les di la letra original y al lado, traducida, la que yo había hecho cambiando solo tres palabras. Les dije que pensasen que se lo decía el Papa a toda la Iglesia, y puse de nuevo la canción. No me da vergüenza confesar que solté unas lagrimillas. Bueno, vale, bastantes lágrimas, pero conste no fui el único. Y sigo pensando que, por el amor que puse, a Dios, a su Iglesia y al Papa cesante, fue la mejor homilía de mi vida. Para dieciséis personas. Y en inglés. Eso es todo.

Luego mandé la homilía y su historia a unos cuantos amigos y amigas por email. Y uno de ellos, que sabe informática por un tubo y tiene muy buen gusto para todo eso [su foto y su nombre aparecen debajo del título], consiguió unas fotos de ese último viaje del Papa Ratzinger, les fue poniendo entre foto y foto la letra traducida y adaptada, y lo colgó en Youtube. A los pocos días el vídeo desapareció de internet, y yo me llevé un pasmo, porque –tonto de mí– pensé que alguien del Vaticano lo habría visto y se habría quejado a los de Youtube por la irreverencia. Luego, más despacio, elucubré que era más lógico que lo hubieran borrado los herederos de la autora de la canción, porque la cantante murió ya, pero la autora, muy viejita, aún colea por los Estados Unidos. Y me olvidé del asunto. Pero el Domingo de Resurrección pasado lo volví a encontrar, de casualidad, y me alegré un montón. No llega a cinco minutos, y lo puedes ver en: YOUTUBE. No la borraron los herederos. Es que el autor del montaje mejoró la edición poniéndole el vídeo entero del viaje en helicóptero y la letra de la canción con subtítulo en español. Le ha quedado fenomenal. Y con un detalle que yo no había captado antes: en la primera escena, justo cuando empieza la canción, se ve al fondo, encima del helicóptero, una pancarta en italiano y alemán que dice: “Gracias. Dios te lo pague”. Es exactamente lo mismo que le deseo hoy: Dios te lo pague, Papa Benedicto.

About the Author

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR