¿Cerca o lejos?

Marcos (12,28b-34)Evangelio según san Marcos (12,28b-34)

 En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?»
Respondió Jesús: «El primero es: "Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser." El segundo es éste: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." No hay mandamiento mayor que éstos.»
El escriba replicó: «Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.»
Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: «No estás lejos del reino de Dios.» Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.
Palabra del Señor

Jesús, al responder al letrado, nos da la quintaesencia de toda su doctrina: amar. Pero ¿Y las normas?, pensamos; ¿no va a quedar todo atado y bien atado para que, sin confusionismo ni malentendidos, pueda verse perfectamente la línea divisoria entre bien el mal, entre los que lo siguen y los que lo rechazan? Pues eso es lo sorprendente y lo -de alguna manera-novedoso. ¿De qué sirve las normas, si el corazón de quien debe cumplirlas respira en otra sintonía? ¿No será mucho mejor convertir ese corazón al amor, de modo que él mismo vaya descubriendo lo que ese amor le pide, las obras que debe realizar como expresión de ese amor? ¿Para qué los sacrificios de animales, sino brotan de un corazón que ama?
Pero hay todavía otra genial precisión de Jesús: la unión indisoluble que hace entre el amor a Dios y el amor al hermano. Corta así toda escapatoria hacia una vida de engaños, de hipocresía. El amor al prójimo es lo que mejor demuestra que ese amor que decimos tener a Dios no es una falsa.
“No estás lejos del reino de Dios”, dice Jesús al letrado. Quien acepta que el amor a Dios, hecho vida en el amor al hermano, es lo más importante en la vida; que ese amor vale más que todas las normas, incluso que los mejores pacto del culto del Señor, está ya a las puertas del Reino de Dios. Es esta la novedad que Jesús ha traído, la que ha repetido tantas veces y ha hecho vida en su vida de tantas maneras. Para hacerse discípulo suyo, habrá que enderezar los pasos por este camino.
Vale la pena pararnos aquí, cuando se acerca el final del año litúrgico, y hacernos esta pregunta: yo, que me llamo cristiano, ¿estoy cerca o lejos del Reino de Dios?
¡Feliz Domingo!

¡Paz y Bien!

Fr. Sergio Galdi d’Aragona OFM, Secret …

22-03-2019

...

Continuar Leyendo

Webinar JPIC sobre Migración

21-03-2019

...

Continuar Leyendo

El Espíritu de Diálogo en Vietnam

21-03-2019

...

Continuar Leyendo

Construyendo puentes para la paz y la ar …

20-03-2019

...

Continuar Leyendo

Venerable Maria Hueber, Fundadora de las …

19-03-2019

...

Continuar Leyendo

Escuela de Verano de Diálogo Ecuménico …

19-03-2019

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR