Viernes después de ceniza

Mateo (9,14-15)Evangelio según san Mateo (9,14-15)

 En aquel tiempo, se acercaron los discípulos de Juan a Jesús, preguntándole: «Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?»
Jesús les dijo: «¿Es que pueden guardar luto los invitados a la boda, mientras el novio está con ellos? Llegará un día en que se lleven al novio y entonces ayunaran.»
Palabra del Señor

¡Cuando está Dios, se hace fiesta! Y Dios está siempre con nosotros, aunque a veces, no lo notemos y parezca que guarda silencio y su luz no consiga dar calor a nuestros devastados caminos. Su resurrección está como escondida en el abismo de la tierra, como una aurora apenas perceptible. Por eso, mientras llega el alba del nuevo día, debemos mantener despierto el corazón durante la noche en ayuno y oración.
Así, si dejas que tu corazón ayune, si te despojas de todo equipaje inútil, en el deseo de Dios y en el amor del hombre, sabrás que la fiesta no ha terminado. La mesa está puesta todavía, y el Esposo comparte en ella su propia vida. La aurora de la resurrección ya está presente en nuestra vida. ¿La notas?

¡Paz y Bien!

Comunicado de Prensa

20-05-2019

...

Continuar Leyendo

Celebraciones por el 800 aniversario de …

20-05-2019

...

Continuar Leyendo

Felicidades por la Celebración de Vesak …

17-05-2019

...

Continuar Leyendo

Carta del Papa Francisco para el encuent …

16-05-2019

...

Continuar Leyendo

En memoria de Fr. Romain Mailleux (1931- …

15-05-2019

...

Continuar Leyendo

El Espíritu del Diálogo en Corea del Sur

15-05-2019

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR